Construir desde una visión futura redime el presente y el pasado. Cambiar el ángulo de abordaje y ubicarlo en el problema resuelto puede dar lugar a caminos impensados, tanto más fáciles y agradables que aquellos otros que cargan con impedimentos del presente y el pasado.

La imaginación prospectiva en espacios de interacción grupal con ayuda de algunos rasgos clave de escenarios favorables facilita que las personas puedan generar cambios a partir de su propia transformación y promover aprendizajes en diversos ámbitos de actividad.
Esta metodología es aplicable a un amplio rango de problemas del conjunto social y entidades o grupos específicos.

Un escenario futuro como meta-espacio de interacción es de utilidad para:
• Preparar el terreno para una mejor gestión socioeconómica.
• Invitar a la creatividad y la innovación: el aprendizaje individual-colectivo.
• Facilitar modos colaborativos, no confrontativos.
• Promover cambios de perspectiva y sembrar esperanza activa para un mundo mejor.

Cuento con el recurso del “Mundo de Navis Utopia”:

Es una obra de arteciencia que describe un  escenario futuro: un mundo totalmente diferente al actual. Tiene particularidades de gran utilidad porque presenta un escenario en donde los más delicados desafíos actuales se han resuelto. Muestra que las semillas de un futuro promisorio están en el presente: vivir mejores realidades y crear horizontes deseables es posible.